"Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo." - François de La Rochefoucauld

"En la era de la apariencia es prácticamente imposible llevar una vida auténtica." - Francesc Miralles

La selfie perfecta

Lic. Zuli Crespo - Colaboradora Vivenciar.net

¿Cuántas fotos me tomo para lograr “la foto perfecta” para mis redes sociales? ¿Cuántas veces al día reviso mi cuenta para ver cuántos “Me Gusta” alcancé? ¿Me encanta tener muchos seguidores, aunque ni siquiera los conozca? Si te has puesto a reflexionar, tal vez sea momento de hacer un alto. Algo está sucediendo. ¿Acaso la opinión de los demás y sus “Me Gusta” son más importantes que tú mismo y quién realmente eres?

1.2bi

1,2 mil millones de selfies fueron tomadas tan sólo en el Reino Unido durante el año 2014. Informe publicado por Ofcom, el Regulador de Comunicaciones del Reino Unido.

1mi

2013 fueron publicadas en el mundo cerca de 1 millón de selfies al día. 14% de ese millón de selfies han sido retocadas digitalmente o que el 36% de las personas ha admitido que ha alterado sus selfies.

49

Según Priceonomics, web de periodismo de datos, se han dado 49 muertes relacionadas con los selfies, desde el año 2014. 

Muchos de nosotros utilizamos las redes sociales para seguir de cerca la vida de familiares, amigos y  para estar informados de lo que está ocurriendo en el mundo. No podemos negar que las redes sociales son un excelente medio de comunicación. Pero qué sucede cuando esta curiosidad o interés se va saliendo de control y empezamos a expresar una conducta un tanto obsesiva?

Mucha gente busca satisfacción y aprobación reflejada en un gran número de “Me gusta” en sus fotos. Una buena foto que gustó y recibió muchos likes aumenta la autoestima; sin embargo, después la demanda será mayor y se necesitará una mejor fotografía… posando, mostrando un delicioso almuerzo, un lindo escenario y… ¡listo! Pero luego vendrá otra foto que querrá obtener más aprobación que la anterior. Entonces, allí se da el desafío de hacer una foto más atrevida, ¡la foto ideal! Osada oque, incluso, vaya en contra de principios morales… quizás, enfrentando un peligro, sin importar los riesgos… ¿Hasta dónde seríamos capaces de llegar para obtener un like?

¿Exhibición… soledad… baja autoestima?

Ten presente que no es la red social la que perjudica nuestras vidas, sino más bien el uso equivocado o enfermizo que podemos llegar a hacer de ella. Compartir una foto en sí no es negativo, si no atenta contra la moral o daña a alguien.
Hazte esta pregunta: ¿Cuál es la razón por la que comparto esa foto?; ¿publico la foto de mi cumpleaños para así festejar con todos mis amigos en las redes o simplemente lo hago porque quiero que todos vean el vestido que traía puesto, el restaurante donde lo celebré y los regalos que recibí?

Detrás de una cuenta de red social hay un sin número de personas que viven diversas situaciones. Hay aquellas que se sienten solas, faltos de amor que se ven a sí mismas poco atractivas o con una vida aburrida. Hay algunas que necesitan alimentar su propia estima mostrando una vida con comodidades, haciendo todo tipo de actividades o exhibiendo sus bienes materiales.

Antes de “publicar y compartir” pregúntate bajo qué motivo lo harás. Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco, en una entrevista a “El Periódico” señalaba que en la red social se puede “crear un mundo de fantasía, una identidad ficticia y un tipo de relaciones sociales”, oportunidades que ayudan a una persona con baja autoestima a buscar bienestar. Entonces, las redes sociales son terreno fértil para, inconscientemente, encontrar esa aprobación y afecto anhelados que en la vida real se hacen más difíciles de alcanzar.

Tengamos muy presente qué es una buena autoestima. Una buena autoestima es lo que yo soy, lo que yo siento y pienso de mí, la manera de verme, de quererme, de expresarme, de relacionarme con el mundo. Es valorarme y valorar, reconocerme y reconocer que merezco ser tomado en cuenta. Es mi verdad, sin pantallas, sin pretender ni tener la más remota posibilidad de ser alguien diferente, con derechos y responsabilidades, posibilidades y limitaciones, virtudes y defectos, aciertos y equivocaciones.

¿Cómo está tu autoestima?

Uno de los efectos más profundos de tener una mala opinión de sí mismo, se puede ver en la actitud que desarrolla la persona hacia su propio mundo. Un concepto deficiente de uno mismo distorsiona los mensajes que recibimos de las personas y nuestra manera de interpretar los eventos de la vida. Las personas con una autoestima saludable ven al mundo como un desafío a ser enfrentado, una oportunidad de fortalecer y hacer crecer la confianza personal.

Hay tres necesidades emocionales básicas que son comunes para todos:

  • Sentirse amado; experimentar una sensación de pertenencia a algún grupo.
  • Sentirse aceptado; saber que las personas te aceptan como eres.
  • Sentirse apto; experimentar una convicción de competencia.

Estas necesidades parecen ser fundamentales en toda personalidad y sirven como tres pilares alrededor de los cuales se estructura la información que recibimos desde la niñez y desarrolla nuestra autoestima. El sentimiento de ser amados y aceptados, de valor personal y de suficiencia son los soportes sobre los cuales descansa un concepto saludable de uno mismo. Si alguno de ellos está subdesarrollado o dañado, la opinión entera que se tenga de la propia persona será desequilibrada o inestable.

 

Queremos oirte y ayudarte!

Tenemos personas capacitadas esperando para atenderte. Tu podrás intercambiar mensajes con nuestros voluntarios.

¿Hasta dónde llegar?

Cuando persigo esa satisfacción o ese afecto, por medio de la cacería de “Likes” o de incrementar mis seguidores sin medir las consecuencias, estoy volviéndome un esclavo de la red social. El desconectarme de mi vida real para vivir una fantasía virtual puede llegar a ponerme en riesgo aceptando como seguidores a personas totalmente desconocidas o, incluso, dejándome influenciar por sus propios valores o comportamientos – aunque sean negativos.

Buscamos tanto la “foto perfecta” que hacemos varias pruebas y usamos filtros u aplicaciones para mejorarlas y borrar “detalles indeseados”. Exponemos nuestra vida para poder calmar esa sed de aprobación, de cariño y atención. En los peores casos, esto nos preocupa tanto que, incluso, llegamos a buscar un cirujano plástico.

Cuando caemos en el engaño de preocuparnos, demasiado por nuestra imagen en las redes sociales – al punto de crear una especie de “personalidad virtual” – generamos una obsesión que puede llegar a interferir negativamente en nuestra vida y comportamiento. Aunque el “Desorden de Adicción a Internet” no está reconocido aún en el “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales” (en inglés, “Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders”) – editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría- hay expertos que la consideran como adicción y/u ofrecen una terapia para tratar esta patología que afecta a todos por igual en nuestro mundo.

En general, lo que se reconoce y acepta en estos manuales es un “uso excesivo” sin llegar al nivel de “vicio”. Irónicamente, ante este debate, cabe destacar que en 2016 en los Estados Unidos el “Heavensfield Retreat Center”, un programa de recuperación para el trastorno de adicción a Internet y videojuegos, inició operaciones para ayudar a los pacientes a equilibrar sus vidas.

El comienzo de los cambios

Para muchos es común invertir tiempo construyendo una fantasía en la que se sienten los protagonistas centrales, pero al salirse de la red social y desconectarse, se vuelve al hogar real, a verse frente al espejo de la realidad. Este reflejo no es agradable, pues la realidad no es tan divertida, glamorosa o impactante.

Recibir un “Me Gusta” en una red social activa las zonas cerebrales que generan un sentido de bienestar y placer similar a cuando recibimos dinero, comemos chocolate o ganamos un premio. Cuando recibimos pocos “Me Gusta”, se produce lo contrario, efectos negativos o frustrantes, según lo comenta la especialista Lauren Sherman del “Ahmanson-Lovelace Brain Mapping Center”, en los Estados Unidos.

¿Qué hacer? Lo primero es reconocer mi conducta de abuso a las redes sociales haciéndome estas preguntas que están a continuación.

Responde con sinceridad y evalúa tus respuestas. Haz un examen a consciencia.

  • ¿Cuántas veces al día reviso mi cuenta?
  • ¿Tengo una urgente necesidad de publicar en las redes?
  • ¿Siento ira o tristeza cuando veo que poca gente le ha dado “Me Gusta” a mi publicación?
  • ¿He tenido que hacerme fotos que van en contra de mis principios o mi seguridad?
  • ¿Cuando veo las publicaciones de mis amigos en las redes se despierta dentro de mí una sensación de envidia o desaliento?
  • ¿Me siento reconocido cuando a las personas les gustan mis publicaciones?

Si has aceptado que algo no está bien, ya tienes un paso ganado. Para continuar, decide si quieres salir de esta situación y comprométete en hacerlo. Busca las formas de atender lo que causa este uso excesivo de las redes sociales y si es necesario, consulta con un especialista. Establece un proceso progresivo para ir alejándote a una distancia prudente de las redes y empieza a enfocarte en lo que te rodea. Busca un amigo para conversar. ¿Tienes a alguien cercano con quien compartir lo que te sucede y abrir tu corazón?

Este puede ser un buen momento para “desconectarse”. ¡No temas estar solo!  Siempre tenemos a Dios cerca nuestro y podemos hablar con Él en cualquier momento.

  • Dedícate a tus pasatiempos o a cuidar tu salud física y mental con ejercicios o lectura.
  • Organiza pequeñas reuniones con tu familia y amigos y comparte anécdotas y recuerdos reales.
  • Apagar el celular cuando estés pasando tiempo con alguien.
  • Lleva un diario o una lista personal de pequeños o grandes detalles que vas viviendo día a día.
  • Investiga cómo funcionan los diferentes sistemas en tu cuerpo, te sorprenderá muchísimo la complejidad con la que funcionan y la maravillosa creación que eres.
  • Reconoce que eres un ser humano especial y hermoso cada vez que te tomes o te tomen una foto, aunque hayas salido con los ojos cerrados.

Disfruta cada instante, haciéndote consciente de tus sentidos (la brisa con el tacto, el helado con el gusto, el cielo con la vista, la música con el oído, el perfume con el olfato).

Es difícil al inicio, pero no es imposible recobrar el control de tus decisiones, de tus pensamientos y tus acciones. Te recomiendo buscar el caso de la modelo Essena O´Neil, quien después de varios años construyendo su imagen perfecta en las redes sociales, con miles de seguidores nuevos a diario y generando contratos de mucho dinero, un día se dio cuenta que había estado perdiendo su vida, había dejado de invertir tiempo y afecto en sus relaciones y en oportunidades para disfrutar cada momento simple de la vida. En una decisión radical, grabó un video muy conmovedor y revelador sobre su descubrimiento de la realidad, cerró sus cuentas para entonces empezar a vivir una vida plena y a recuperar el tiempo perdido.

¿Deberías, tú, hacer lo mismo?

 

Queremos oirte y ayudarte!

Tenemos personas capacitadas esperando para atenderte. Tu podrás intercambiar mensajes con nuestros voluntarios.

¿Cómo está mi autoestima?

Responde las preguntas a continuación. Quédate tranquilo que nadie verá los resultados, por eso sé honesto en tus respuestas . Al final del quiz tenemos un mensaje especial para ti:

Form
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
Mensaje para ti

Tengo una perspectiva pesimista de la vida.

Siento falta de confianza en mis habilidades sociales.

Siento falta de confianza en mis habilidades sociales.

Soy muy sensible a las opiniones de los demás.

Soy tímido en relación a mi apariencia, actuación o condición.

Para sentirme valioso y aceptado necesito tener conquistas amorosas.

Me esfuerzo por ser alguien diferente.

Tiendo a formar relaciones de dependencia.

Me siento incapaz o avergonzado de aceptar elogios.

Siento miedo a estar solo.

Tengo dificultad para creer o aceptar el amor de Dios o de otra persona.

Tiendo a la dependencia de las posesiones materiales para sentirme seguro.

Me cuesta expresar emociones.

Tengo una tendencia a seguir a la gente y evitar el comportamiento independiente.

Tengo una conducta perfeccionista con respecto a los detalles.

Traspaso la responsabilidad de ciertas situaciones y pensamientos indeseables o negativos a los demás.

A lo largo de la vida, cada persona forma en su mente ideas o imágenes que la llevan a creer que así es y así es como los demás la ven. Saber controlar este auto concepto y reconocer cuáles son sus variaciones, puede influir en el cambio de conducta de una persona. El auto concepto limitante y deficiente es negativo y genera sensaciones malas. Por el contrario, debemos enfocar los pensamientos en tus cualidades y en tus propias verdades. Si te enfocas en un auto concepto negativo de ti mismo, esto indudablemente generará ansiedad, angustia y hasta depresión y desánimo. De la misma manera, un auto concepto sobrevalorado de uno mismo, puede llevarnos a creencias equivocadas sobre nuestras verdaderas capacidades, lo cual generará frustración y decepción. Si somos capaces de establecernos metas y alcanzarlas, pero entendemos que no precisamos que nadie nos ayude o que “podemos hacerlo solos” entonces es tiempo que meditemos sobre nuestro auto concepto.

Podemos creer que este es el balance perfecto, sin embargo, la perfección está fuera de esta conclusión, pues distamos mucho como seres humanos de alcanzar ese nivel. Tender a estar en el medio nos invita a la reflexión. Podemos estar un momento en un extremo, y al otro, en el otro extremo. Como seres humanos, hemos nacido equipados con emociones que naturalmente viven y fluyen en nosotros y en nuestras vidas, y esa misma naturaleza hace que esas emociones nos dejen vivir plenamente o en frustración. No buscamos animarte a que estés siempre en el medio de todo, más bien, a conocerte a ti mismo un poco más, siendo consciente de que puedes pasar momentos en que la seguridad y confianza están plenamente manifestadas en tu vida, y que en otro momento, puedes sentirte totalmente vulnerable. Esto sucede según las situaciones que en ese momento te afecten y hace parte de nuestra naturaleza humana.

Un concepto deficiente de uno mismo afecta a la gente de maneras diversas, pero entre una persona y otros existen algunas similitudes. En el caso de ciertos individuos, los efectos son conscientes, en el de otros, son inconscientes. Nuestras percepciones e interpretaciones del mundo que nos rodea se ven afectadas por el cuadro que tenemos de nosotros. Un auto concepto propio negativo distorsiona los mensajes que recibimos de la gente y nuestra manera de interpretar los acontecimientos de la vida. Por eso una opinión pobre de sí mismo es difícil de corregir, ya que no deja pasar los mensajes positivos, sean de Dios o de otros individuos, y que son necesarios si hemos de cambiar el concepto que tenemos de nosotros. Presta atención a estas conductas, haz una reflexión de tu vida y busca consejo y ayuda de seres queridos o profesionales de la salud.

Conclusión

¿Y qué más?

Las redes sociales no son un problema en sí mismas. El problema es el uso indebido que hacemos de ellas. Todos pasamos por crisis en donde tenemos pensamientos confusos sentimientos de vacío y soledad. No podemos controlar lo que las personas piensan de nosotros, pero sí podemos enfocarnos en nuestro valor como seres humanos, en nuestras habilidades y talentos únicos.

Es gratificante tener muchos amigos, aprobaciones y comentarios. Pero si mi paz, mi autoestima y mi concepción de  quién realmente soy dependen de esto, entonces  es tiempo de hacer cambios.

Nuestra vida se construye de momentos, personas reales y situaciones problemáticas, todo esto es lo que nos hace sentirnos vivos. Aceptar el sufrimiento nos ayuda a crecer y madurar, tomándolo como una oportunidad para ser mejores. Crear un mundo perfecto sólo enmascara la verdad, y en algún momento esta verdad se sabrá.

Hemos sido creados y aceptados por Dios, sin importar nuestra apariencia, ropa que llevamos o nuestro estilo de vida. Lo que me hace ser quien soy no es lo que tengo, sino lo que realmente soy y cuanto me aprecio. Una de las mayores señales que dan cuenta que efectivamente nos valoramos es admitir que no estamos bien, que nos sentimos tristes y solos, pidiendo una ayuda sincera. A partir de ahí, y paso a paso, comenzaremos a reconstruir una vida basada en personas de carne y hueso, personas que tienen momentos difíciles y momentos felices.

Comparte tu historia

Aquí podrás compartir tu historia con otras personas. Puedes contar cómo estás viviendo este momento de tu vida o contar como este contenido que has leído te ayudó. Siempre es muy bueno saber que más personas enfrentan situaciones semejantes a las nuestras.

Você precisa concordar com a publicação e edição da sua história em seu nome.

Deja un comentario

“Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; ¡tú me formaste en el vientre de mi madre! Te alabo porque tus obras son formidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido!”.

Salmo 139.13-14

Ve algunos contenidos relevantes para ti