eBook Gratis!

¿Cómo se originan las relaciones tóxicas?

"”
Nuestro eBook es gratis.
Sólo tienes que informar tu nombre e e-mail.
GRACIAS POR TU INTERÉS EN NUESTRO eBOOK.
YA TE ENVIAMOS UN E-MAIL CON EL LINK PARA HACER LA DESCARGA DEL eBOOK.
No te olvides de revisar tu casilla de spam o correos no deseados y agregar [email protected] a tus contactos.
¿Precisas más ayuda? Mira nuestro curso gratis

Cuando comenzamos una relación, sea de amistad o de pareja, la intención en ambas partes es la de disfrutar la convivencia juntos, compartir momentos, objetivos, fortalecer un lazo afectivo y sumar esfuerzos, que permitan el crecimiento y mejora de los dos. Sin embargo, a veces no resulta como deseamos, pues lo que sucede ahora en la vida adulta, tiene mucho que ver con lo que ocurrió en los primeros años de vida.

Mucho de lo que somos, la forma de percibir, de interactuar, de ser, es aprendido. Las satisfacciones, alegrías o las heridas de la infancia, van esculpiendo los moldes de lo que será después.

Para entender nuestra forma de socializar o establecer lazos importantes de nuestra vida, vale la pena revisar lo que dicen los investigadores de la psicología, especialmente en la teoría que trata sobre el origen de los moldes para las relaciones interpersonales.

La Teoría del Apego nos ofrece una explicación de cómo nuestra forma de relacionarnos es el resultado de una experiencia temprana en la manera de vincularnos con las primeras personas que conocimos después de nacer, y al ir creciendo. Nuestra primera relación en la vida es simbiótica, la cual va tomando forma de manera distinta, según el desarrollo psicológico que vaya teniendo. Esa relación se llama “apego”.

El apego es necesario en el proceso de maduración psicológica, a través de él, es posible lograr un estado seguro del individuo o darse cuenta de la sana inclinación para socializar y establecer lazos de afecto, todo depende de la edad de la persona, pues se manifiesta en diversas etapas, por lo que el comportamiento esperado ha de ser de acuerdo con la fase de su desarrollo.

La dinámica que se forma entre el niño y sus padres, o cuidadores, repercute de una manera determinante en la forma en que se ha de relacionar con los demás en su vida adulta, es como elaborar un molde, en el que se han de ajustar sus futuros vínculos.

El grado de seguridad que el niño siente antes de cumplir su primer año de vida, depende en gran medida, de lo que sucede a su alrededor, de las circunstancias que han predominado durante su crecimiento, es decir, de la disposición que los padres han mostrado en su cuidado y protección, en su constancia para responder a las necesidades del pequeño, tanto en el ámbito físico como en el afectivo. La consistencia en la manera de interactuar con su hijo contribuye en la formación de una estructura interna, de un molde…

Telegram
Messenger
Messenger
Telegram