¿Cómo vamos a pasar por esto?

09/06/2020

Por: Núbia – Psicóloga en São Leopoldo, RS – Brasil.

Algo nuevo en el aire… literalmente el aire está en una atmósfera contaminada por un virus con el poder de modificar nuestra manera de ser, de pensar, de actuar, de interactuar con otros. Las reacciones son variadas: existen los furiosos contra todo y todos, otros que van por la vida como si nada estuviera pasando, algunos adaptándose a la nueva situación… otros ansiosos, estresados… en pánico.

La pandemia trajo cambios radicales, principalmente en la rutina de las familias: hijos en casa todo el día, parejas teniendo que interactuar a tiempo completo. Entonces, ¿cómo administrar esta caldera a punto de explotar?

Según el sitio web g1.com “Xiam”, capital de la provincia de “Shaanxi”, registró un número récord de separaciones en función del confinamiento. Muchas parejas no aguantaron el cambio de la rutina y el acercamiento forzoso a la convivencia diaria y constante.

Otro registro significativo fue el aumento del femicidio. Según el periódico “Folha de São Paulo”, el numero de casos de violencia doméstica duplicó en este estado brasileño. La cuarentena ha aumentado la tensión en las relaciones conyugales y familiares, debido a la pérdida de empleos, aumento en el consumo de alcohol y demás problemas socioeconómicos.

Debemos estar seguros de que muchos son los desafíos en esta “pandemia”, sin olvidar que nuestras emociones están a flor de piel: la incertidumbre que se cierne en el aire respecto al futuro cambia nuestra percepción y modo de ver la vida y lo que vendrá.

Y ahora, ¿cuál es la solución?. En primer lugar, reflexionar acerca de lo que depende exclusivamente de mi es un buen comienzo; la empatía, es decir, tener el conocimiento que el otro posiblemente siente lo que yo estoy sintiendo, me hace entender por qué sus reacciones son así. Esto alivia el daño que la “tensión” y la confrontación con el otro provocaría.

En tiempo de “pesadas cargas” es importante intentar adaptarse. La pregunta es: ¿Vale la pena pelear por eso, resentirme por esto, ofenderme por esto otro?

¿Cómo vamos a pasar por eso? Depende de nosotros, de nuestras acciones y reacciones. Piénsalo.