Suicidio de niños

16/09/2020

Por: Julissa Reynoso Diaz – Psicóloga en Mexico.

De acuerdo al psicoanálisis, hay dos fuerzas en una persona desde que empieza a interactuar con el mundo, el impulso de vida, y el impulso de muerte. La tensión entre estas dos fuerzas exige una resolución, influyendo así en las ideas, en la conducta, en la predisposición al momento de percibir nuestro entorno e interpretar el significado de un gesto, una diferencia de opinión, una sonrisa, una lágrima, un abrazo o la ausencia de él.

Esta dualidad la podemos reconocer no solo en la individualidad de las personas, sino también en su comunidad, estos contrastes están en todas partes, en los propósitos de una administración económica, en las maneras de concebir la diversión, la moda, la música, y también en la forma de educar en escuelas y familias, solemos edificar o destruir. La normalización de un ambiente violento es tan destructivo como el de uno indiferente, solo imaginemos el impacto que esto conlleva a los más pequeños.

Se supone que el propósito de los niños es el de aprender y divertirse, y cuando recibimos conceptos sobre depresión infantil, estrés infantil, ansiedad infantil, etc… muchos de nosotros consideramos esto como una serie de exageraciones e incluso no les tomamos en serio, comentamos acerca de que a los niños de hoy no les podemos hablar fuerte porque se traumatizan, y en un descuido, terminamos subestimando la realidad. Por querer ignorar la oscuridad, esta ha ido creciendo.

En este mes, varias personas están haciendo esfuerzos adicionales para generar en los demás una conciencia previsora ante el suicidio, y es interesante y escalofriante los datos que te encuentras en la red… ayer buscaba información y tropecé con el hecho de que el suicidio es la segunda causa de muerte en niños o menores, la verdad es que esto me desmoronó, no sé si es un dato actualizado, pero aunque no lo fuera, el suicidio no debería tener un lugar tan protagónico en las causas de muerte infantil, ni a ninguna edad. Algo nos está pasando, o mejor dicho, algo nos está sobrepasando, se supone que los niños están bajo nuestro cuidado. Es difícil enfrentar este golpe de realidad, es algo que se ha ido agravando.

Constantemente nacen mas niños, y estos niños se tornan en jóvenes que aún siguen siendo moldeables, y con ellos siguen naciendo oportunidades nuevas para mejorar, si nos enfocamos y nos esforzamos en edificar generando pensamientos nutritivos, provechosos para todos, comportamientos ecológicos, que mejoren nuestro clima personal e interpersonal…. Sinceramente, necesitamos todos regresar a Dios y a sus enseñanzas.

Aqui encuentras nuestro contenido «Criando a los hijos con amor».