Amamantar es…

17/08/2021

Por Michelle Hillig Schmidt – Enfermera en São Paulo, SP.

Mucho se habla acerca de la lactancia materna, en este breve artículo, me gustaría compartir mi experiencia con mi bebé de un mes. Es posible que hayas notado que el título está incompleto. Precisamente porque, después de escuchar varias historias de otras mujeres, creo que este tema es complejo.

La lactancia materna es un vínculo único entre la madre y el bebé. Seguramente has escuchado esta frase antes. Pero, ¿cómo pensar en eso cuando la madre está cansada después de dar a luz o ha tenido varias noches de insomnio, o el drástico cambio hormonal o los cambios corporales que pueden derivar en llagas que duelen o lastiman?

La dinámica, ahora, es totalmente diferente a lo que sucedió en el embarazo; después del nacimiento hay un bebé que necesita dedicación y atención. Un niño que se está adaptando, aprendiendo a respirar y comer, experimentando la exposición a la luz, la temperatura, la inseguridad y el medio ambiente. También pueden surgir presiones de la familia o de la propia mujer para el nuevo rol que debe asumir. Esto a menudo genera agonía, frustración, depresión y ansiedad. A muchas mujeres les gustaría amamantar, pero no les es posible por diversos motivos. ¿Qué pasa con aquellos que han perdido a su bebé pero aún producen leche? Muchos puntos en los que pensar, ¿no? Creo que es importante entender que «está bien» si puede amamantar y «está bien» si no puede. Lo importante es que la madre y el bebé estén sanos y vivan en armonía.

Tuve dificultades en la primera semana de mi hijo. Estaba perdiendo peso, ni él ni yo sabíamos qué estaba pasando. Lloraba de hambre varias veces al día; fue un desafío y lloré. Lloré porque no pensé que iba a lograrlo y casi me rindo. Sin embargo, quería este momento y estaba convencida de que la leche materna sería la mejor opción para mi bebé, ya que es el alimento más completo y natural. Esto demuestra que necesitamos apoyo en estos momentos, ya que tenemos limitaciones. El mejor apoyo que podemos tener es el amor de Dios, ya que Él tiene total compromiso y dedicación hacia nosotros. No se rinde con nosotros e insiste en demostrar que está de nuestro lado. Él comprende nuestras dificultades y aflicciones. Dios nos ama con todo el cariño, como una madre para su bebé, no importa cuál sea la situación.

Otro punto que admiro es el funcionamiento del cuerpo humano. Después del nacimiento, la madre produce leche a través de una serie de hormonas, glándulas y estímulos, transfiriendo anticuerpos, que hacen que el bebé se sienta lleno y crezca. ¿Alguna vez te has parado a pensar en lo perfecta que es la creación de Dios? Fuimos creados a su imagen y semejanza. Dios pensó en cada detalle. Tener este momento único entre mi bebé y yo es maravilloso y lleno de afecto y amor. Para mí, representa un pedazo de cielo en la tierra que Dios favorece. La dicotomía entre amor y sacrificio también refleja lo que Jesús hizo por nuestra salvación a través de su muerte en la cruz.

Durante mi período difícil, tuve mucho apoyo de mi esposo, familiares y amigos que me tranquilizaron. Esta red de apoyo es fundamental para las mujeres, especialmente para la persona más cercana a la mujer. Saber que alguien está a tu lado y está presente es fundamental. Palabras positivas y de ayuda en las actividades del hogar y con el bebé, permitiendo que la madre descanse, favorece la lactancia. Si tiene dificultades, pida ayuda y hable sobre lo que necesita.

Ahora, después de vivir y escuchar experiencias, creo que la lactancia materna es un acto que necesita reflejarse, redefinirse y alinearse con las expectativas de la mujer, su pareja y lo que se desea para el bebé. Entonces, sobre el título, puedes completar lo que tenga más sentido, ¿de acuerdo?

Conoce nuestro contenido sobre «Criando a los hijos con amor»

Telegram
Messenger
Messenger
Telegram