¡Hay vida después del diagnóstico!

21/10/2020

Por: Cristine Falkenstein – de São Paulo, Brasil.

Mi nombre es Cristine y les voy a contar un poco de mi historia.

A los 21 años me diagnosticaron un sarcoma (tipo de tumor raro que puede afectar la piel, los huesos, los órganos internos y los tejidos blandos, como músculos, tendones y grasa, por ejemplo). Me sometí a varias cirugías y también radioterapia, durante 2 años y unos meses después de finalizado el tratamiento, me casé.

Cinco meses después tuve un nuevo tumor en el mismo lugar y comencé a tomar un medicamento para combatir ese tumor, cuando supe que estaba embarazada. Fue un embarazo complicado, porque según las instrucciones de la medicación, no podía quedar embarazada porque tenía serios riesgos para el niño. Gracias a Dios mi hijo nació sin ningún problema. Tan pronto como nació y me recuperé, comencé los exámenes preoperatorios para extirpar este tumor y me sometí a la cirugía un mes después del parto.

Fue un período muy difícil, porque tenía mucho miedo de no recuperarme y no poder criar a mi hijo, pero nuevamente, todo salió bien y la cirugía fue muy extensa, extirpó el tumor y no tuve más problemas. Tuve el segundo embarazo que fue súper pacífico. Todos los años me hacía varios exámenes y me hacía seguimiento médico y todo iba bien, pero 19 años después de la última cirugía, a los 44, en una mamografía de rutina, aparecían varias microcalcificaciones en la mama y se iban agrupando.

Comencé un tratamiento con un mastólogo y me hicieron una biopsia, y el diagnóstico fue un carcinoma in situ en la mama izquierda. Como había muchas microcalcificaciones en toda la mama, se indicó una mastectomía radical con reconstrucción inmediata, que hice al mes siguiente.

Esta mutilación no es fácil. Algunas personas intentan reconfortarte diciendo que es bueno que ya estés casada, que ya hayas tenido hijos y hayas amamantado y olvides que estás removiendo una parte de tu cuerpo , pero en el caso de las mujeres, esta es una parte muy importante. Después de pensar mucho, llorar mucho, recordé que no era solo un pecho, que era mucho más que eso. Una vez más, hubo muchas cirugías para dejar la mama reconstruida lo mejor posible.

Durante ese tiempo, tuve mucho apoyo de mi esposo, mis padres, mi familia, amigos, mi pastor (Fernando Huf) y varios miembros de la iglesia. Se sugirió hacer también una adenomastectomía (vaciamiento de la mama) de la derecha y terminé haciéndola también, ya que ya tenía varias microcalcificaciones.

Nunca me sentí abandonada o enojada con Dios, todo lo contrario, porque Dios puso doctores maravillosos para que me cuidaran y me dio la oportunidad de intentar ser una mejor persona. Cuando todo empezó, pensé que no me quedaba mucho tiempo y le pedí a Dios que me pudiera casar, tener hijos y todo eso me lo dio. Cuando llegó el nuevo diagnóstico del cancer de mama, también pedí vivir un poco más y ¡aquí estoy!

Hoy hago oncogenética , porque con los dos tipos de cáncer que tenía, los médicos sospechan que tengo un síndrome llamado Li-Fraumeni y que puedo tener más tipos de cáncer, por eso me hago pruebas periódicas para detectar cualquier cosa lo antes posible.

Pero más allá de eso, considero que soy una persona muy bendecida por todo lo que me ha pasado. Soy voluntaria en un grupo de mujeres mastectomizadas que se llama “Viva Melhor”, que asiste a las personas que están pasando por este proceso, ofreciendo un hombro amigo, donando prótesis, terapia grupal y otras actividades de voluntariado (fisioterapia, maquillaje, manualidades , etc.), lo que demuestra que efectivamente si, hay vida después de un diagnóstico de cáncer .